Niños de las calles en América del Sur

En el Perú, la niñez es uno de los sectores poblacionales más vulnerables y desprotegidos del país. En el año 2014, el 33,6% de las niñas y los niños menores de cinco años vivían en situación de pobreza y 1 millón 325 mil personas viven en situación de pobreza extrema. Asimismo, la tasa de asistencia escolar de 6 años a primer grado era de 67% en la misma fecha; por lo tanto la situación de riesgo en los niños, niñas y adolescentes es muy alta*.

Los niños y jóvenes de las calles de Trujillo son menores en situación de riesgo social que viven en deplorables condiciones en las vías públicas donde: comen, duermen, roban, inhalan pegamento “terokal”, hacen apuestas, establecen relaciones afectivas, procrean y son víctimas de la explotación laboral y sexual. Así también el 92% consume drogas y alcohol, lo que vuelve aún más crítica su salud física y mental. Estos niños provienen de familias desestructuradas, víctimas del maltrato y la violencia familiar, con importantes problemas económicos y elevados índices de deserción escolar. Son niños y adolescentes que en su mayoría se han “fugado” de su hogar de origen y que presentan baja autoestima, baja tolerancia a la frustración, irritabilidad, déficit de autocontrol, desconfianza frente a los demás, problemas con la autoridad y exacerbación de la sexualidad y la agresividad.

niños calleUno de los asentamientos humanos de Trujillo

*Datos del Instituto Nacional de Estadística e Informatica (INEI)